Estas son tus opciones en sistemas fotovoltaicos

Revisa tus hábitos de consumo, el precio y el ahorro a largo plazo

Un sistema fotovoltaico es una de las mejoras más inteligentes para el hogar, porque añade valor a la propiedad en más de un sentido. En este artículo comenzamos con lo básico y en los siguientes tratamos temas de tecnología, eficiencia que ayudarán a tomar una decisión informada.
Aspectos psicológicos

Casi nunca se habla de ello, pero la toma de decisión o falta de acción responde a este ángulo de la conversación. Tiene que ver con los hábitos de consumo y la capacidad de adaptarse a los cambios.

Este es el aspecto que afecta las decisiones del sistema vas a instalar y qué deseas obtener a cambio de tu dinero.

En este momento debes reflexionar sobre la comodidad, el lujo o si quieres responder a emergencias temporales que requieren adaptarse a las circunstancias del momento.

Debes saber que las instalaciones que sostienen el lujo y la comodidad cuestan más que los sistemas que sirven para pasar por períodos excepcionales, como las averías del sistema público cada vez más frecuentes y duraderas.

Sistemas de respaldo portátiles

Estos son sistemas de batería que pueden ser alimentados por placas solares o se recargan con el sistema eléctrico de la casa. La capacidad y el precio varían de acuerdo a la capacidad de almacenaje y la duración de la carga.

Pueden servir para algo mínimo como cargar los dispositivos móviles y proveer iluminación, hasta los que sirven para alimentar enseres mayores como refrigeradores y sistemas de sostén vital para pacientes encamados. Los precios fluctúan entre menos de $100 dólares hasta los $3,000 dólares. (Precios en Puerto Rico).

Algunos de estos sistemas se pueden recargar con placas fotovoltaicas y tienen el inversor integrados. Son un sustituto excelente para los generadores a base de combustible, porque no causan las molestias del ruido y los gases tóxicos.

Sistemas de auto-consumo (Off-Grid)

Algunos requieren instalación y otros pueden usarse durante emergencias sin una instalación permanente. Estos sistemas pueden variar en la capacidad y el alcance, desde los que se usan para energizar enseres críticos (neveras, congeladores, etc), proveer iluminación y mantener funcionando ventiladores (abanicos) para combatir el calor.

También están los sistemas que proveen la energía básica para toda la casa (entre 3,000 kW y 3,600 kW) instalados con placas solares, inversor inteligente con interruptor de transferencia automática (Transfer Switch) y baterías para almacenaje de energía para la noche cuyo precio fluctúa entre $5,000 y $7,000 dólares.

Estos sistemas instalados permanentemente no producen energía para exportar al sistema público (Off-Grid).

Sistemas de exportación energética (lectura neta)

Estos son los sistemas que pueden satisfacer a los consumidores más exigentes que no están dispuestos a ceder ni un poco en su estilo de vida: acondicionadores aire, agua caliente a cualquier hora y todas las prestaciones de la modernidad. Produce más energía que la necesaria en una vivienda típica y el excedente se envía a la red pública. Los costos fluctúan entre los $16,000 y sobre $50,000.

Los sistemas de este rango se pueden adquirir en dos formas: por financiación directa o mediante la compañía proveedora del equipo.

Es esta etapa es bueno que realices tus propios cálculos, porque el juego de la lectura neta y los términos de la financiación pudieran tener una reglas que no te favorezcan a largo plazo.

Comentarios